Fuentes de financiamiento para emprendedores

Una de las principales barreras o dificultades percibidas por los emprendedores a la hora de empezar su negocio es la falta de dinero. Pero conseguir financiación para su emprendimiento no es la parte difícil, lo complicado es definir cúal es la que más se adapta a sus necesidades. Aquí tienes algunas fuentes de financiación para emprendedores que debes conocer.

La financiación puede ser para crear la empresa o para la expansión y crecimiento de la misma. Pues si ya has empezado tu negocio o te encuentras apenas iniciando comprenderás que una fuente de dinero alterna puede potenciar el crecimiento de tu negocio.

No todos los emprendimientos pueden requerir la misma cantidad de inversión, ni es adecuada para cada negocio o emprendedor. Existen algunos aspectos a tener en cuenta, cuando decides tomar una fuente de inversión externa y debes medir el riesgo de tu capital.

Si aún no te has decidido por qué tipo de negocio montar aquí tienes 10 ideas de negocio sin salir de casa que debes conocer. Podrás conocer algunas alternativas diferentes a las que aquí expongo, pero estás son generalmente las fuentes de financiación más comunes.

Ahorro

Está debería ser la primera fuente de financiación para cualquier emprendimiento. Sin lugar a dudas ahorrar con un propósito tiene sus ventajas. Pues no es solo guardar el dinero bajo el colchon. La verdadera forma de ahorrar es dejando que tu dinero tenga algunas ganancias pasivas, es decir, que mientras el dinero está guardado también genere un interés que vaya aumentando.

Esto lo puede hacer a través de fondos de ahorro que tu propio banco lo puede tener. Por ejemplo, en banco de bogotá existe una alternativa de ahorro programado con muy buena rentabilidad. También, puedes adquirir un CDT a término fijo puedes revisar este articulo dónde podrás encontrar los Mejores CDT con la tasa de inversión más alta en Colombia para el 2018.

Préstamo de familiares o amigos

Dependiendo de la cantidad de dinero que estés buscando para tu inversión y la capacidad de económica de tu círculo social. Puedes recurrir a un préstamo de amigos o familiares con una propuesta de interés bajo.

Puede resultar en algunos casos un asunto un poco desagradable dependiendo la tu relación. Sin embargo, debes asumir una alta responsabilidad con tu compromiso y establecer las formas de pago de tu préstamo, que generalmente puede ser mensual. Incluir el interés de pago y el abono a capital, teniendo en cuenta, el tiempo que tardarás en cancelarlo.

Es necesario que entiendas que este es un compromiso personal, por lo tanto, un incumplimiento de tu parte puede no solo traer la perdida de dinero, sino también pones en riesgo la relación que existe entre las dos partes.

Este tipo de inversión se recomienda solo en ciclos cortos y para sumas bajas, pues esto es un riesgo para ti como para la persona que realiza el préstamo, pues no se cuenta con un seguro o bien que respalde la deuda.

Microcréditos

Los microcréditos son una modalidad que ha ido en aumento. Este tipo de créditos es de elección cuando requieres el dinero para iniciar tu negocio de forma rápida, pues la exigencia documental es menor a la de los bancos. Existen algunas desventajas a la hora de tomar este tipo de créditos, como el interés generado por consumo o el tiempo para poder pagarlo.

Generalmente los microcréditos se extienden a tiempos cortes de 6 meses, 1 año y hasta 3 años con un fiador o codeudor que respalde tu deuda.

Como bien entenderás los microcréditos son sumas pequeñas que generalmente son inferiores a los 10 millones de pesos, pero depende de tu capacidad de pago y vida crediticia al momento de solicitud.

Los microcréditos son una buena opción a la hora de querer expandir tu negocio, pues el objetivo de inversión es aumentar las ganancias en un negocio ya probado. No es tan recomendable para personas que están en proceso de creación, puesto que el interés es bastante alto y las utilidades de tu negocio pueden no ser suficientes para cubrir la deuda.

Ya conoces los Cuatro secretos para emprender y no morir en el intento no te los pierdas!

Crédito de consumo en un banco

Los créditos de consumo o de libre inversión son los que generalmente presentan un mayor interés, pero inferior al interés de los microcréditos. Está opción es recomendable cuando tu capacidad personas o tu historial crediticio lo permita.

Los bancos a menudo solicitan una gran cantidad de documentos y antes de prestarte se realiza un análisis de crédito para establecer tu capacidad de pago. Es decir, toman las ganancias netas y restan tus gastos, para saber que tanto puedes pagar al final del ejercicio.

Otra cosa que los bancos revisan es tu responsabilidad como deudor, si en algún momento fuiste reportado ante una entidad financiera por retraso en los pagos, aun si a la fecha no debes nada. Esto baja tu puntuación y reduce la posibilidad que un banco te preste, por ser una persona con alto riesgo financiero.

Por está razón, el crédito en los bancos solo es ideal para emprendedores con un historial crediticio impecable y con una capacidad de endeudamiento adecuada. Si tienes más de un crédito vigente con otras entidades, es prudente que salgas de esas deudas antes de iniciar un trámite de crédito.

Tarjetas de Crédito

Esta es solo una forma alterna y no recomendable salvo que tengas un buen manejo de la tarjeta. La tarjeta de crédito también se constituye como un crédito de consumo, sin embargo, las tasas suelen ser mucho más altas que un préstamo del banco.

Hoy en día muchas personas usamos tarjetas de crédito. Pero aún cuando creamos que es un buen negocio, la verdad es que no. No solo el interés es más alto, si no que en muchas ocasiones solemos extender los pagos más allá de lo necesario. Si pagas solo mínimo de cuota en tu tarjeta te veras en un ciclo casi infinito de uso.

No obstante, puede ser una alternativa en caso de un apuro, o cuando necesitas efectivo disponible, claro está con la pronta devolución a la tarjeta.

Inversión externa

A traer un inversionista que quiera apoyar tu emprendimiento no es una tarea fácil. Necesitas tener un buen modelo de negocio con una rentabilidad que le permita al inversionista recuperar su capital y obtener una ganancia.

Si el capital de inversión que buscas es para iniciar tu emprendimiento, deberás buscar un “invesionista angel” o una asociación con “capital semilla” las cuales son escasas. Pero si tu negocio ya se encuentra generando ingresos, puedes intentar aplicar a fondos de inversión privados.

Una de las grandes ventajas de la inversión externa cuando tu negocio tiene potencial de crecimientos es el apoyo que el inversionista o el fondo de inversión puede proveerte. Pues es claro que el inversionista también esta interesado en que tu negocio funcione, para así obtener la ganancia sobre su inversión.

La clave esta en tener claro tu modelo de negocio, ser claro y conciso al momento de presentar tu propuesta de financiamiento, es decir, en que vas a usar el dinero, como lo vas a usar, cuando lo piensas usar y que proyección de ganancias tiene tu proyecto o el margen de rentabilidad.

Crowdfunding

Está es una estrategia un poco copada, sin embargo, aun puedes optar por esta opción. Para los que no conocen el Crowdfunding es una alternativa para obtener capital con el apoyo de patrocinadores, es decir, personas como tu o como yo que estén interesadas en apoyar un emprendimiento a cambio de una recompensa.

Para poder aplicar a esta alternativa de financiamiento debes crear niveles de participación y ofrecer una recompensa a cambio del apoyo. Si tu emprendimiento se basa en un producto podrías ofrecer, los créditos de participación o una muestra gratis de tu producto, una membresía de suscripción o solo algún certificado y una carta de agradecimiento.

Algunas de las plataformas a las que puedes optar para esta modalidad de financiamiento son Kickstarter, Indiegogo y Help. Debes saber que en Colombia el Crowdfunding, aún, no esta regulado, por lo cual, los bancos pueden hacerte pasar duras y maduras para justificar los recursos que vas a obtener por este medio.

Infórmate bien con tu banco si permite este tipo de capital externo y cuales son los documentos que debes tener a la mano para aceptar los recursos en tu cuenta.

Como verás las formas de obtener dinero son variadas y dependen en gran medida de las condiciones en las que te encuentres. Así que analiza muy bien cual es la mejor para ti y tu negocio. No pierdas la confianza en ti mismo solo por una barrera económica, empieza con el ahorro y vas avanzando a obtener tu capital.

Si te ha gustado este articulo o conoces otras fuentes de inversión déjamelo en los comentarios, para agregarlo como aporte ;).

¿Te gusto? Compartelo >>

Suscríbete por correo

Recibe los contenidos más destacados para emprendedores directamente en tu correo
Emprendedor en Salud, Emprendedor Digital. Administrador de Tecnologías en MasOportunidades.org, y TrabajoHumanitario.org. Médico de Profesión. Especialista en Gestión de Salud Pública. Diseñador Web - Platzi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.