salir de la zona de confort y triunfar

¿Que es la zona de confort?

Es necesario entender primero a que se hace referencia cuando se habla de zona de confort.

Este concepto nos hace usar mucha de nuestra imaginación para entenderlo por completo.

Imagina que estás trabajando en un lugar cómodo, tu salario está por encima del promedio, a veces ganas bonificación. Además, tu sitio de labores se encuentra muy cerca de casa y no gastas mucho en transporte.

Imagina también que tienes un buen grupo de amigos con los que tomas algunas bebidas después de una dura jornada. Tu jefe no ejerce mucha presión sobre tus actividades y es bastante flexible.

La verdad no hay queja alguna sobre tus funciones, todo parece fantástico para las cosas que vemos en la actualidad. Un día, te llama el gerente de recursos humanos de una buena empresa para ofrecerte una interesante propuesta de trabajo.

zona de confort

Las condiciones laborales son prometedoras y el salario es un poco mejor al que tienes actualmente. Además, representa un avance en tu perfil profesional, un importante reto laboral.

Es en este punto donde pones en balance todo lo que tienes y todo lo que puedes obtener. Es muy seguro que te hable una suave voz interna, una que se siente segura en su zona de confort.

Piensas en por qué irte cuando tienes todo lo necesario para vivir, cuando no te exiges demasiado por tu sueldo. Reflexionas sobre el no querer asumir riesgos, aquí tienes amigos, comodidad, “estabilidad” y buenas relaciones con tu jefe.

No importa si en tu trabajo actual te vas a estancar profesionalmente, no importa si siempre vas a ganar lo mismo. Dominas una zona que se adapta a tus necesidades, eso es lo que tu zona de confort te hace creer.

El verdadero peligro de la zona de confort

No discutiremos sobre si tienes o no tienes que tomar la oportunidad de trabajo que se te está presentando. Lo que queremos es qué, mediante este ejemplo, puedas comprender que caracteriza a la zona de confort.

Este concepto es peligroso por el simple hecho de que te ata a una situación a la que te has acostumbrado. No hay forma de arriesgarse cuando sientes que de una u otra forma ahí siempre estarás bien.

la zona de confort

Este es un caso de un trabajador normal, que tiene aspiraciones laborales como muchos.

No deja de ser un riesgo el quedarse estancado en una misma empresa. Sin posibilidades de avanzar y mucho menos de mejorar su salario.

Tal vez, en otro trabajo podría ganar más y ahorrar para esa casa que tanto sueña, pues lo que gana actualmente solo es lo suficiente para cubrir sus gastos y deudas.

Y lo mismo pasa con el tema del emprendimiento. La zona de confort no permite que te arriesgues, que intentes nuevas cosas que te pueden catapultar al éxito.

La costumbre pesa sobre cualquier otra decisión, impera aquella frase de que es mejor lo malo conocido… Para un emprendedor el no correr riesgos y estancarse con una sola idea es mortal.

Si te gusta emprender y quieres ser uno de éxito, debes eliminar la palabra compuesta “zona de confort” de tu diccionario.

Emprender es arriesgarse, es empezar de 0, es llegar a donde pocos han llegado. Emprender es inventar algo nuevo cada día, es mejorar sobre la marcha, es incomodarse si así lo requieres para lograr tus objetivos.

No hay espacio para el miedo y la aparente estabilidad de algo que puede bloquear el éxito, es necesario hacer cosas distintas y derribar muchas barreras mentales para obtener verdaderos triunfos.

¿Por qué salir de la zona de confort?

Nuevas experiencias

Puede que el escenario planteado al inicio no te parezca una mala oportunidad. Sin embargo, con el tiempo caerás en la rutina, todos los días te encontrarás las mismas, personas, la misma actividad y empezarás a perder interés.

Emprender y salir de la zona de confort te permitirá vivir nuevas experiencias. Estarás en constante movimiento, querrás tener más tiempo para hacer y trabajar en las cosas que te importan.

Por otro lado, adquieres experiencia que iras acumulando para futuros emprendimientos.

Estimula la creatividad

Cuanto de decides a emprender y sales de la zona de confort en la que te tiene un trabajo. Tu mente se despierta y tienes que empezar a generar ideas para superar las dificultades a tu paso. Te verás creando nuevas cosas y alternativas para sacar adelante tu emprendimiento.

Promueve la autoconfianza

Cuando te lanzas fuera de tu zona de confort te vez en la necesidad de confiar en tus habilidades. Esto te permite conocer y establecer cuan fuertes son tus habilidades.

Además, en el camino te verás enfrentado a situaciones que van a requerir toda tu energía. Los logros te llenarán de confianza para asumir nuevos retos. Los fracasos te darán la experiencia para afrontar mejor las situaciones futuras.

Contribuye al desarrollo personal

Al salir de la zona de confort y afrontar nuevos retos, vas a necesitar nuevos conocimientos.

Por lo tanto, vas a empezar a capacitarte y buscar diferentes alterativas para resolver las dificultades en la empresa.

No obstante, el conocimiento teórico no es lo unico que necesitas para ser un emprendedor. Cuando te aventuras a poner tu propio negocio, también empiezas a adquirir nuevas destrezas, sociales, y personas necesarias para tu empresa.

Conoces gente nueva

A diferencia de un trabajo fijo, en un emprendimiento vas a necesitar estar en contacto con muchas personas. En gran medida es un aspecto esencial para el éxito de tu negocio, pues son las relaciones estrategias las que potencian el crecimiento empresarial.

Por otro lado, puedes encontrar personas que ya hallan pasado por donde estás. Saca provecho de ello y aprende todo lo que puedas. Aplica las enseñanzas y permite que otras personas aprendan también de tus errores.

salir de la zona de confort
Photo by Timothy Eberly on Unsplash

¿Cómo salir de la zona de confort?

Piensa en las cosas positivas

Lo primero en lo que las personas piensan cuando se habla de una nueva oportunidad o de emprender un proyecto son las cosas negativas. ¿Quién va a pagar las deudas?, ¿y si no funciona?, ¿de que vamos a vivir ?.

Una de las estrategias para romper la rutina y salir de la zona de confort es pensar positivo. Piensa en todos los beneficios que vas a tener.

Vas a trabajar en lo que te gusta, pones tu propio horario, eres jefe de tu propio negocio, entre otras.

Conoce personas nuevas

Intenta salir de tu zona de confort de forma parcial. Rodeate de gente que sea emprendedora, escucha sus experiencias.  

Busca ser parte de el ecosistema emprendedor. Asiste a conferencias o seminarios donde puedas encontrar nuevas oportunidades.

Haz cosas nuevas que te incomoden

Empieza haciendo cosas nuevas cada día que te pongan incomodo.

Saluda a la gente que pasa por la calle, mira fijamente a los ojos de las personas del sexo opuesto.

Has actividades que no estás acostumbrado a hacer en tu día a día.

Te invitamos a ver este vídeo de Juan Diego Gómez sobre Cómo salir de la zona de confort: 

También te puede interesar:

Nota: Si te ha gustado este artículo compártelo, si no te ha gustado también compártelo no cuesta nada : ).  Si tienes alguna sugerencia a esta nota, déjanos saber en los comentarios, o si quieres que publiquemos algo en particular.

Síguenos en las redes sociales:

También puedes darte una vuelta por aquí y compartirnos tus artículos o tus experiencias como [email protected]
¿Te gusto? Compartelo >>

Suscríbete por correo

Recibe los contenidos más destacados para emprendedores directamente en tu correo
Emprendedor en Salud, Emprendedor Digital. Administrador de Tecnologías en MasOportunidades.org, y TrabajoHumanitario.org. Médico de Profesión. Especialista en Gestión de Salud Pública. Diseñador Web - Platzi

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.