formas de ganar la confianza del jefe
Comparte:

Una de las cosas importantes que tienes que hacer para lograr ascender o tener mejores condiciones laborales es ganar la confianza del jefe. Incluso en ocasiones puedes haber perdido completamente la confianza por un mal trabajo realizado. Tal vez, no digiste las palabras correctas o se te salio un mal comentario.

En cualquier caso aquí tienes 25 formas de ganar la confianza de tu jefe aún si la haz perdido.

1. Las relaciones cambian.

La relación entre tu y tu jefe va cambiando con el tiempo. Es probable que al comienzo hallas requerido de la ayuda y mentoría de tu jefe, quien te apoyo siempre en lo que pudo.

Sin embargo, como empleado que ya lleva tiempo debes poder manejar tus deberes sin la necesidad del apoyo de tu jefe.

Si estás constantemente solicitándole ayuda, ¿Cómo puede tu jefe confiar en que harás un buen trabajo?

2. Cumplir los compromisos.

Esto es una parte esencial. Cuando te comprometes a tener un informe al final del día o realizar una tarea asignada para la semana, asegurate de cumplir. 

Si no es posible cumplir con el trabajo, entonces apropiarte de la situación y coméntale a tu jefe las dificultades que tengas. Aún si está enojado por la situación, afrontarla y di “Lo siento, realmente este trabajo lo logro entregar hasta mañana”.

El problema no esta en el logro de la tarea a tiempo, pues las dificultades se pueden presentar. El punto es esforzarte al máximo para cumplir la meta y si aún con el esfuerzo no logras, asume el problema y resuelvelo.

El gran problema esta es en el empleado que da el mínimo esfuerzo y aún así toma la situación sin importancia. En el empleado que no cumple en reiteradas ocasiones con las expectativas, plazos y objetivos. Esto rompe la buena relación con el jefe.

3. Acepta retos.

Hacer que el jefe se vea bien, depende generalmente de los empleados. No te escondas en la oscuridad, asume retos y has que tu jefe se vea como una estrella de rock.

Has lo mejor que puedas para destacar y que los objetivos de tu jefe se cumplan siempre. Así él te recordará y te tendrá en mente. Todos recuerdan a las personas que se destacan, no a la persona silenciosa y tímida del grupo.

4. Retrasar la auto-gratificación.

Haga su trabajo y si puede haga más de su trabajo sin esperar una gratificación por ello. El hecho de esperar ser reconocido por realizar alguna tarea o actividad que no esta dentro de tus funciones es un acto egoísta. 

Trabaje tiempo extra, por ejemplo durante las horas de almuerzo o algunos minutos después de terminada la jornada laboral. Ese Extra – es lo que diferencia a un empleado “ordinario” de un empleado ¡Extra-Ordinario!

Quieres saber ¿Como ser más productivo? descúbrelo aquí: 10 Secretos para mejorar la productividad personal.

5. “Sí, lo haré”.

Si tu jefe te pide que hagas algo, es probable que sea un problema que le importeDarlene Price

Es probable que en tu trabajo tengas ya definidas algunas actividades diarias. Sin embargo, si tu jefe te hace una solicitud directa aún si no está dentro de tus actividades cotidianas, intenta realizar lo que pide.

Simplemente diciendo esas tres palabras, “aumenta la confianza de su jefe, aumenta las posibilidades de avance y cultiva su reputación como una persona confiable y confiable”.

6. Sea consistente.

Todos los días hay obstáculos que superar. Puedes estar enfermo, tu jefe estar gruñón y su mente está preocupada por la pelea que tuvo anoche con su pareja. Y, si bien esto definitivamente puede afectar tu rendimiento, tienes que hacer tu mejor esfuerzo y realizar un trabajo constante todos los días.

7. Mantenerlo informado.

Tu jefe espera que lo mantengas informado sobre el progreso de tu trabajo o cuándo cambies la fecha límite o el alcance del trabajo. 

Si no, ¿cómo pueden confiar en ti otra vez? Manténlo siempre informado sobre el progreso de un proyecto, junto con cualquier cambio que se haya realizado.

8. Comprender sus metas.

Si aún no lo has hecho, asegúrate de aprender las metas, objetivos y resultados deseados de tu jefe. 

Todo lo que haces está encaminado a cumplir a los deseos de tu jefe y se puede utilizar para tu beneficio al completar tareas o asignaciones.

Si sabes lo que espera, puedes completar esas tareas con el diseño específico para complacerlo. Programe una reunión individual para descubrir, o incluso revisar, estos objetivos. 

Además de asistirlo en su trabajo, también demuestra que te preocupan las expectativas que se han establecido.

9. Afina tus habilidades.

Si has perdido la confianza de tu jefe porque están cuestionando tu competencia, te recomendamos que afines tus habilidades.

Toma clases adicionales, asiste a cursos o talleres. Mejora tus capacidades cada día y trabaja duro para que esto se note. No va ser un proceso fácil, ni cambiara el concepto de tu trabajo de la noche a la mañana. Así que tenga paciencia y continúe trabajando para convertirse en un empleado ejemplar.

10. No esperes alabanzas.

A todos nos gusta recibir elogios por nuestro trabajo duro. Y, si tu jefe es un gran líder, te darán ese bien ganado elogio. 

Sin embargo, ¿no se siente un poco inmaduro esperar a que te den una palmadita en la espalda por hacer bien tu trabajo? 

En general, es posible que tu jefe no sea el tipo de líder “porrista”. Así que si está esperando ese tan merecido elogio, es probable que te quedes esperando mucho tiempo. 

Trabaja para ser feliz y trata de dejar que eso sea suficiente para ti. Busca un propósito para tu vida, y asume tu trabajo como una oportunidad para alcanzarlo.

11. Admite que no sabes una respuesta.

Si no sabes una respuesta, no adivines, ni proporciones información incorrecta. Tu jefe confía en que tu conoces la respuesta y si la respuesta es incorrecta esto puede dar lugar a una serie de contratiempos, y tu serás el responsable. 

Admite que no sabes la respuesta si no la conoces, y di que la encontrarás o que le preguntarás a alguien que sí sabe la respuesta.

12. Anticipar sus necesidades.

Ya te tomaste el tiempo de aprender sus metas, objetivos y resultados deseados. Ahora usa esa información para estar un paso por delante de tus compañeros. 

Por ejemplo, si hay una reunión con un cliente de alto perfil en dos semanas, tome la iniciativa y pregúntale a tu jefe qué necesita preparar para que la reunión se desarrolle sin problemas.

13. Saber cómo se comunican.

Todos tenemos varias formas de comunicarnos unos con otros. Algunos prefieren una reunión cara a cara detallada, mientras que otros prefieren enviar un breve correo electrónico. 

Saber cómo se comunica tu jefe puede ayudarte a evitar cualquier falta de comunicación. Se necesita tiempo para aprender esto, pero, en última instancia, se fortalecerá la relación con tu jefe si aprendes a comunicarte a su nivel o en la forma que él lo hace.

14. Hágase responsable.

Cuando te equivoques admítelo y no culpes a los demás. No te pongas a la defensiva. 

La mayoría de los jefes entienden que todos somos humanos y que los errores ocurren. Pero, cuando no entienda que puede ocurrir un error, hágase responsable, esto demuestra que estás a cargo, sabes lo que está pasando y puedes confiar en que puedes arreglar las cosas. 

No quieres ser conocido como el empleado que es incompetente o alguien que da excusas.

15. No dejes que te atrapen con la guardia baja.

Digamos que acabas de recibir un correo electrónico de un cliente que está furioso porque algo malo ocurrió con su pedido. 

¿te quedarás con esa información hasta la mañana siguiente en la reunión de equipo? o ¿le transmitirás de inmediato la información a tu jefe para que pueda solucionarlo?

Cuando surja un problema con un cliente, o algo que es claro que tiene prioridad, no dures es reportarlo.

16. Llegar a trabajar temprano y quedarse tarde.

Llegar a trabajar antes que los demás, incluso que más temprano que tu jefe, demuestra que eres confiable y responsable. Por otra parte, salir corriendo de la oficina antes que tu jefe no te pone en la mejor situación. 

Tómate ese tiempo adicional para prepararte para el día siguiente, o haga algunas tareas de limpieza como devolver los correos electrónicos.

17. Sé transparente.

No es de extrañar que la confianza languidezca, ya que prospera solo en la honestidad, en el honor, en lo sagrado de las obligaciones, en la protección fiel, en el desempeño desinteresado; sin ellos no puede vivirFDR

Si desea recuperar la confianza de tu jefe, siempre sé honesto. Nuevamente, si no tienes una respuesta a una pregunta, admítelo. Si cometiste un error, tuyo acéptalo. Si tienes información crucial, compártela.

18. Hazle saber cuáles son tus puntos fuertes.

Los grandes gerentes tienen la habilidad de identificar las fortalezas y la singularidad de cada miembro del equipo para que puedan explotarlo. 

Para que eso suceda, tienes que hablar y dejarles saber en qué estás trabajando. Esto no solo incluye sus habilidades y experiencia, sino también tu personalidad, como la manera en que maneja la presión y colabora con otros. 

Dejarle saber a tu jefe donde puedes prestar el mejor servicio demuestra el valor que le brindas a ellos y al equipo en general.

19. Dáles poder.

¿Quieres ponerte del lado bueno de tu jefe? Haz que se vea increíble. Es algo así como el campocorto que llega a la final en un juego de béisbol y protege al no-hitter para el lanzador. A pesar de que el lanzador recibe toda la gloria, fue el campocorto quien selló el trato para ellos.

20. No seas “esa” persona.

Todos hemos trabajado con “esa” persona. Ya sabes. El que chismea o se queja constantemente. Eso crea un ambiente de trabajo tóxico y puedes apostar a que tu jefe no quiere nada de eso. Si estás frustrado, ventile fuera del trabajo y nunca a los empleados actuales.

21. Respeta su tiempo.

El tiempo es extremadamente valioso para todos nosotros. Y, especialmente tu jefe. No pierdas el tiempo con tonterías en la oficina ni hagas que tengan que seguir perdiendo tiempo contigo una vez perdido el plazo. 

Cumple con tus plazos y descubre los mejores momentos para acudir a ellos con cualquier pregunta o inquietud.

22. Actúa temprano.

Si has cometido un error, no lo dejes hervir. Coméntaselo a tu jefe tan pronto como te sea posible para que pueda manejarse adecuadamente. Si tienes una pregunta, hazla con anticipación.

23. Elige tus batallas sabiamente.

A veces tienes que defenderte y enfrentarte a tu jefe. Pero, esto no debería ser una ocurrencia diaria. Sepa por qué batallas vale la pena luchar y cuáles es mejor dejarlas solas.

24. Hacer espacio para cambiar.

Una de las formas más poderosas para reconstruir la confianza es hacer un cambio en su final. Por ejemplo, si perdiste la confianza de tu jefe porque hiciste una presentación incómoda, inscríbase en un curso para hablar en público. Muestra que reconociste el error y que haces algo para evitar que vuelva a suceder.

25. Demuestra tu lealtad.

Finalmente, prueba que estás de su lado. No guarde un secreto de ellos. Alinea tus metas con las de ellos. Trabaja con ellos para completar un proyecto a tiempo. Siempre hable bien de su jefe, especialmente a los otros empleados de la oficina.

Fuentes
www.inc.com

También te puede interesar: 

Nota: Si te ha gustado este artículo compártelo, si no te ha gustado también compártelo no cuesta nada : ).  Si tienes alguna sugerencia a esta nota, déjanos saber en los comentarios, o si quieres que publiquemos algo en particular.

Síguenos en las redes sociales:

 También puedes darte una vuelta por aquí y compartirnos tus artículos o tus experiencias como [email protected]

Suscríbete por correo

Recibe los contenidos más destacados para emprendedores directamente en tu correo
Emprendedor en Salud, Emprendedor Digital. Administrador de Tecnologías en MasOportunidades.org, y TrabajoHumanitario.org. Médico de Profesión. Especialista en Gestión de Salud Pública. Diseñador Web - Platzi. @andresgomez_soy

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.